Cómo limpiar un colchón – Guía completa

CON No hay comentarios

Saber cómo limpiar un colchón es fundamental para mantenerlo en buen estado de uso. Pero, aun así, es una tarea que a menudo pasamos por alto. Aunque se recomienda cambiar de colchón cada 10 años, su mantenimiento condiciona su buena duración casi tanto como la calidad de los materiales utilizados en su composición. De hecho, sin ningún cuidado, tu colchón puede convertirse rápidamente en un nido de microbios, bacterias, ácaros y otros hongos.

Cómo limpiar un colchón

Pasamos ⅓ de nuestra vida durmiendo, y otro tanto en nuestro colchón. Acogedor y confortable, es el guardián del descanso que necesitamos para nuestra salud. Cuidarlo significa asegurarse de dormir lo mejor posible y por mucho tiempo. Entonces, ¿cuándo y cómo limpiar un colchón? Quitar las manchas, eliminar los malos olores, mantenerlo libre de ácaros, ... En esta guía, descubre todo lo que necesitas saber sobre la limpieza y el cuidado de tu colchón. No te pierdas nuestros consejos y trucos para mantener tu colchón limpio, y vuelve a dormir tranquilo.

  1. Cómo limpiar un colchón manchado
  2. Limpiar el colchón paso a paso
  3. Productos para limpiar el colchón
  4. Cómo limpiar un colchón según el tipo de mancha
  5. ¿Cómo eliminar los malos olores de un colchón?
  6. ¿Cuándo hay que limpiar el colchón?
  7. Mantenimiento del colchón

Cómo limpiar un colchón manchado

A pesar de lo que suele pensarse, limpiar un colchón y mantenerlo fresco es más fácil de lo que parece. Colchones de espuma, de látex, de muelles, sea cual sea el tipo que tengas, descubre cómo establecer una rutina de limpieza eficaz mediante gestos sencillos y consejos comprobados.

Empieza siempre por quitar todos los accesorios de descanso de tu cama: almohadas, edredón, sábanas, y funda protectora se apartan para dejar el colchón al aire libre. Te recomendamos limpiarlo por la mañana. De esa forma, podrás ventilar la habitación y evacuar la humedad, teniendo el máximo tiempo para que el colchón se seque correctamente.

Bueno saberlo: La mayoría de las técnicas descritas en esta guía también pueden ser utilizadas para el mantenimiento y la limpieza profunda de un sobrecolchón.

Limpiar el colchón paso a paso

Las técnicas descritas en este artículo siguen todos estos cuatro pasos:

  1. Lavar: Aplicar una esponja o una manopla de baño sobre las manchas o sobre toda la superficie del colchón, previamente mojada en la preparación y bien escurrida. ¡Ojo! , no se trata de bañar el colchón, ni mojarlo en profundidad, a riesgo de dañarlo seriamente.
  2. Enjuagar: Otra vez, no significa empapar el colchón. Al igual que con el lavado, aclara con una esponja o una manopla de baño limpio remojado en agua clara y bien escurrido. Asegúrate de eliminar correctamente el producto de limpieza enjuagando con frecuencia la manopla de baño o la esponja antes de su utilización.
  3. Secar: En esta fase, el aire tibio del secador de pelo, el ventilador, las toallas y paños secos serán tus mejores aliados para absorber el exceso de agua y la humedad. Menos ecológico pero muy práctico, el papel de cocina absorbente también se puede utilizar para superficies más pequeñas.
  4. Ventilar: Al aire libre, el secado es más eficiente. En el sol, los rayos luchan activamente contra los ácaros y las bacterias, además de disipar los olores.

Productos para limpiar el colchón

Hay muchas soluciones para limpiar un colchón manchado. Vinagre blanco, detergentes, bicarbonato... ¡Puedes elegir el método que más te convenga! Sea cual sea la técnica, limpia siempre tu colchón por la mañana para tener el tiempo necesario para ventilarlo todo el día y que se seque bien.

 

Vinagre blanco

El vinagre blanco es un producto de limpieza ecológico y multiuso muy efectivo. Desde el 8 y el 10% de acidez, es capaz de higienizar, desodorizar y suavizar. La receta es simple: basta en mezclar 2 vasos de agua tibia y 2 vasos de vinagre blanco. Se utiliza en toda la superficie del colchón para evitar dejar marcas, y se recomienda proceder por zonas. Puedes limpiar progresivamente por cuadrados, más o menos del tamaño de 4 esponjas. Terminar aclarando con una manopla de agua limpia antes de secar con un paño seco y dejar el colchón al aire libre.

Bueno saberlo: ¡Ojo! El vinagre y la lejía no se pueden mezclar. El vinagre y el carbonato de sodio o el bicarbonato se anulan mutuamente, evita mezclarlos a menos que busques una reacción efervescente.

Bicarbonato de sodio

Apuesta segura entre todas, el bicarbonato es un producto de limpieza útil a tener en casa. Espolvorear bicarbonato puro o bicarbonato combinado con aceites esenciales sobre toda la superficie del colchón, frotar suavemente con la palma de la mano, con una esponja o con una manopla para que penetre parte del polvo. Dejar de 30 minutos a 1 hora para refrescar el colchón. Si tienes la oportunidad, deja reposar todo el día. Cuanto más tiempo, mejor será su efecto contra las bacterias, el moho, la humedad y los malos olores. Utiliza un recogedor con cepillo limpio para eliminar todo el polvo posible antes de aspirar a fondo.

 

Alcohol de limpieza

El alcohol de limpieza sirve para lavar y desinfectar casi toda la casa. Es un producto multiuso potente y muy económico. Se recomienda utilizarlo con cuidado, con guantes, preferiblemente en un espacio abierto o bien ventilado, y alejado de cualquier fuente de calor o llama. Con un paño limpio mojado en alcohol de limpieza diluido en un poco de agua, frotar la mancha suavemente, antes de aclarar con agua limpia y secar.

 

Carbonato de sodio

Más fuerte que el bicarbonato de sodio, es una sustancia natural usada en la fabricación de jabones y un excelente aliado para la limpieza del hogar. Puede tratar las manchas de vino, de sangre, de grasa y de vómito. Irritante para la piel y peligroso para los ojos, se recomienda utilizar guantes y gafas de seguridad durante su uso. Diluir de 1 a 2 cucharadas de carbonato de sodio en 1 litro de agua caliente. Una vez que la preparación se ve homogénea, empapar y escurrir cuidadosamente la esponja o la manopla antes de frotar toda la superficie del colchón. Aclarar con una manopla de agua caliente y secar con toallas o paños secos. Terminar con un secador de pelo y dejar el colchón al aire libre.

Bueno saberlo: ¡Ojo! No confundir con el bicarbonato sódico ni con la sosa cáustica. ¿No te gusta el olor que deja? Puedes espolvorear bicarbonato o talco una vez que hayas limpiado y que esté seco tu colchón. Espera unas horas para eliminar el polvo restante.

Jabón líquido

Producto doméstico esencial, eficaz con las manchas de grasa y de proteínas, el detergente para lavar platos también se utiliza con frecuencia para desmanchar la ropa. Añadir 3 cucharadas de detergente a 1 litro de agua caliente y agitar para obtener un líquido homogéneo. Esta sencilla mezcla se aplica en toda la superficie del colchón y es completamente inofensiva. Empapar una esponja o una manopla de baño en el preparado, escurrir bien y frotar, sin dejar zonas no tratadas a riesgo de crear marcas. Aclarar con una manopla de agua limpia, antes de presionar la superficie con toallas secas para absorber la humedad. Terminar dejando secar al aire.

 

Amoniaco

Siendo una sustancia bastante agresiva, te recomendamos ponerte guantes, gafas protectoras y mascarilla. Es primordial protegerte las manos, los ojos y evitar respirar los humos tóxicos mientras preparas y utilizas el amoniaco. En 1 a 2 litros de agua tibia, verter de 5 a 10 gotas de detergente y 1/2 vaso de amoniaco. Sumergir la esponja o la manopla en el líquido y escurrir con cuidado. Frotar toda la superficie del colchón, prestando especial atención a las manchas. Aclarar la esponja o la manopla con agua limpia antes de pasar por todo el colchón. Recuerda enjuagar la esponja o la manopla regularmente para eliminar los restos de amoniaco. Secar el colchón con toallas o paños secos que absorberán el exceso de humedad. Dejar el colchón al aire libre para completar el secado y disipar el olor. Ventilar la habitación o colocar el colchón frente a una ventana al sol para una mayor eficacia.

Bueno saberlo: Utiliza el amoniaco como último recurso, con cuidado y sólo en una habitación bien ventilada. Altamente inflamable, es importante no fumar durante todo el proceso de limpieza.

Limpiar con vaporeta

Existen varios modelos multifunciones, sencillos y eficaces que puedes utilizar en la limpieza de tu colchón. El vapor actúa en profundidad contra las chinches, los ácaros del polvo y las bacterias que se incrustan en tu cama. También disuelve manchas y acaba con los malos olores. El vapor es aspirado por la máquina, lo que facilita mucho el secado. No resulta necesario aplicar toallas o paños secos antes de dejar el colchón al aire libre. Sin embargo, conviene empezar siempre por pasar la aspiradora sobre el colchón, insistiendo en las zonas donde se acumulan el polvo y la suciedad. A pesar de su sencillez, la vaporeta no es una técnica que le gusta a todo el mundo, especialmente contra las manchas difíciles.

Cómo limpiar un colchón según el tipo de mancha

Orina, manchas amarillas, mancha de café, de sudor, de sangre… No te preocupes, existen técnicas sencillas y eficaces para limpiar un gran número de manchas. Sigue la guía.

  1. Manchas de vino y alcohol
  2. Quitar una mancha de café
  3. Eliminar una mancha de chocolate
  4. Limpiar un colchón de sudor
  5. Eliminar las manchas de vómito
  6. Cómo limpiar un colchón de orina
  7. Cómo limpiar un colchón de sangre
  8. Eliminar una mancha de heces
  9. Limpiar manchas de humedad
  10. Eliminar una mancha de grasa

Manchas de vino y alcohol

Hacer una mezcla de 50% de agua y 50% de alcohol de limpieza. Aplicar sobre la mancha, frotar con una esponja o manopla de baño, luego aclarar y secar.

 

Quitar una mancha de café

Cuando la mancha es reciente, conviene actuar rápidamente y absorber el líquido con una toalla o de inmediato. No está todo perdido. Al igual que con el vino y el alcohol, se puede aplicar una mezcla mitad agua mitad alcohol de limpieza sobre la mancha con una esponja o una manopla. Frotar, aclarar con agua limpia y secar.

 

Eliminar una mancha de chocolate

Empieza por frotar la mancha con una manopla de agua fría. Si la mancha es resistente, sustituye el agua por alcohol de limpieza. Frotar, aclarar y secar cuidadosamente.

 

Limpiar un colchón de sudor

¿Sabías qué perdemos cada noche unos 40 cl de agua sudando? Todos sudamos y eso deja marcas. Lo ideal es limpiar las manchas de transpiración a medida que se van haciendo. Una vez secas, el sudor queda arraigado en el colchón, la tela amarillea, y resulta difícil eliminarlo. Muy eficaz contra los malos olores y las manchas de sudor, el bicarbonato se puede espolvorear directamente sobre la superficie del colchón. Una vez obtenida una buena capa de polvo, frotar con medio limón hasta obtener una pasta húmeda. Repetir con la otra mitad del limón y dejar reposar durante 1 hora. Retirar la mayor cantidad posible de producto con un trapo seco y luego aspirar el exceso. Por fin, dejar que el colchón se seque al aire libre.

 

Eliminar las manchas de vómito

El vómito es muy ácido y penetra rápidamente, por lo que es importante actuar con rapidez. Después de recogerlo, tomar un paño empapado en agua tibia y escurrido para frotar la mancha. Luego, pasar un paño seco. Si la mancha persiste, y en contra del olor, verter alcohol de limpieza en un paño y frotar, antes de aclarar y secar. Repetir hasta que la mancha haya desaparecido por completo.

 

Cómo limpiar un colchón de orina

Si es posible, te recomendamos actuar inmediatamente sobre la mancha de pis aclarando con agua tibia usando un trapo, una manopla o esponja suave. Luego, hay que absorber toda la humedad frotando la superficie con toallas secas y terminar con un secador de pelo. Si el pipi ya está seco, limpiarlo con un paño empapado de alcohol y aclarar con agua. También, puedes pasar un paño de amoniaco diluido con un poco de agua (si no tienes amoniaco, agua oxigenada), luego basta con aclarar con agua limpia y secar.

 

Cómo limpiar un colchón de sangre

Cuando la mancha está fresca, hay que diluirla con un trapo de agua fría para eliminarla. Luego, hay que absorber la humedad con toallas o paños secos y terminar con un secador de pelo. Si la mancha está seca, empezar aplicando una manopla empapada en vinagre blanco y seguir las instrucciones anteriores.

 

Eliminar una mancha de heces

Las manchas de orina o de heces deben aclararse inmediatamente con agua tibia. Si la mancha está seca, utilizar un paño empapado en amoniaco o agua oxigenada.

 

Limpiar manchas de humedad

En un recipiente (tazón o bol), mezclar la maicena (5 cucharadas), la sal (3 cucharaditas) y el zumo de un limón. La pasta resultante actuará eficazmente sobre el moho. Aplicar hasta que la mancha quede completamente cubierta y dejar durante una hora, luego retirarla frotando con un trapo seco. Por último, aspirar el exceso de producto.

 

Eliminar una mancha de grasa

Tapar la mancha con polvos de talco y cubrirla con papel absorbente hasta obtener un buen espesor. Pasar la plancha sobre el conjunto para que el papel absorba la grasa.  Aclarar con agua y bien secar. Si quedan marcas, aplicar con una esponja unas gotas de jabón lavavajillas diluido en un poco de agua. gracias a su poder desengrasante, puede eliminar los restos de grasa eficazmente. Frotar la zona, y aclarar con agua limpia. Secar con toallas o con secador de pelo antes de dejar al aire libre.

Resumen de productos y utensilios por mancha

Para simplificarte las cosas, hemos agrupado los diferentes productos y utensilios que utilizar en la limpieza de las manchas vistas. Encuentra todo el detalle en la siguiente tabla.

ManchaProductosUstensilios
VinoAgua, alcohol de limpiezaManopla o esponja
CaféSal gruesa, arroz, o polvos de talcoPapel absorbente o toallita
ChocolateAguaManopla de baño
SudorBicarbonato, limónTrapo, aspiradora
VómitoAgua tibia, alcoholManopla o paño seco
OrinaAgua tibia, amoniacoEsponja, toallas secador de pelo
SangreAgua, vinagre blancoTrapo, toallas, secador de pelo
HecesAgua tibia, amoniacoEsponja, paño o trapo
HumedadMaicena, sal, limónTrapo, aspiradora
GrasaPolvos de talco, jabón lavavajillas, aguaEsponja, aspiradora, secador de pelo

¿Cómo eliminar los malos olores de un colchón?

Gracias a sus propiedades higienizantes y desodorizantes, el bicarbonato es tu mejor aliado contra los malos olores. Espolvorear directamente sobre toda la superficie del colchón, y dejarlo actuar durante un mínimo de 5 horas. Utilizar un recogedor con cepillo limpios para eliminar todo el polvo posible antes de aspirar a fondo, ventilar durante unos 10 minutos y volver a hacer la cama.

También es posible combinar el bicarbonato con aceites esenciales con propiedades purificadoras, como el árbol de té, la menta, la lavanda o el limón. Aumentarán la sensación de limpieza, frenarán los ácaros y difundirán un agradable aroma. Para ello, utiliza una taza de bicarbonato, de 5 a 10 gotas de aceite esencial de árbol del té y 5 gotas más de los aceites de tu elección. Limpiar a seco con el bicarbonato es facilísimo y muy efectivo.

¿Cuándo hay que limpiar el colchón?

Aunque es importante saber cómo eliminar las manchas y los olores persistentes, también es importante saber reconocer las señales que indican que hay que limpiar el colchón.

  1. Llevas mucho tiempo sin limpiar tu colchón: Para mantener tu colchón limpio y sano, se recomienda ventilarlo a diario y limpiarlo al menos 2 o 3 veces al año.
  2. Duermes peor: Alergias, problemas de piel, dolores de cabeza, nariz tapada, ojos llorosos... la presencia de ácaros en tu cama puede causar muchos inconvenientes que perjudican la calidad y duración de tu sueño. Estos se alimentan sobre todo de pieles muertas y proliferan en ambientes cálidos y húmedos. ¡El colchón es su paraíso!
  3. Se desprenden olores de tu colchón: El polvo, la humedad, el moho, la transpiración o la orina pueden dejar manchas y olores en el colchón. Con el tiempo, se concentran más y afectan negativamente el sueño.
  4. Las manchas son visibles en tu colchón: Café derramado, manchas de sangre, orina o sudor, ... ya sean recientes o antiguas, es aconsejable intervenir lo antes posible o en cuanto las notes.
  5. ¿No hay manchas ni olores desagradables? ¡Enhorabuena! Pero para conservar tu colchón en buen estado, hay que pensar en su mantenimiento. Es lo que vamos a ver en la siguiente sección.

Mantenimiento del colchón

A fin de cuentas, limpiar un colchón no es tan difícil. Con tiempo y buenas recetas, es posible deshacerse de las manchas y los malos olores. Pero hay una cosa aún más sencilla que limpiar el colchón: protegerlo. No nos cansamos de decirlo, pero proteger tu colchón es la mejor manera de evitar manchas, olores y otros peligros que podrían estar cerca y dañarlo. Entonces, ¿qué debe hacer para mantener tu colchón en buen estado? A continuación, te indicamos cinco cosas que puedes hacer para cuidar tu colchón y protegerlo eficazmente.

 

Ventilar tu habitación todos los días

Tanto en verano como en invierno, este es el primer paso en el cuidado diario de tu colchón y accesorios. Airear permite renovar el aire del cuarto, descontaminar la habitación y eliminar la humedad acumulada, ideal para la proliferación de ácaros y bacterias. La ventilación es esencial para secar las sábanas y el colchón, que absorben el equivalente a una pequeña botella de agua por persona cada noche. Cuando te despiertes, te recomendamos que retires las almohadas, tires el edredón o las sábanas hacia los pies de la cama y las dejes así mientras te vas preparando para tu día. 15 a 30 minutos como mínimo es una buena media. ¡Ves, esperar antes de hacer la cama tiene sus ventajas!

 

Cambiar las sábanas regularmente

Una vez a la semana o incluso cada dos semanas, retira la ropa de cama para lavarla. Las sábanas de algodón pueden lavarse a alta temperatura (60°), lo que elimina los ácaros y las bacterias. Al mismo tiempo que dejas el colchón al aire libre, puedes aprovechar para airear el edredón y las almohadas, ya sea abriendo la ventana o poniéndolos fuera en un balcón o en el jardín. Los ácaros del polvo y las bacterias no resisten 2 horas de exposición a los rayos UV. Cada vez hay más colchones desmontables para facilitar su mantenimiento. Si este es el caso, recuerda retirar la funda de tu colchón y lavarla una o dos veces al año.

 

Utilizar un protector de colchón

La funda de tejido grueso es un elemento clave para la protección de tu colchón contra la transpiración y la humedad. Al ser impermeable, el cubrecolchón evita cualquier riesgo de manchas al bloquear el sudor nocturno, la orina o el café derramado. Muy práctico y económico, el protector de colchón puede lavarse fácilmente a máquina tantas veces como sea necesario.

 

Aspirar toda la superficie del colchón

Para eliminar el polvo, los pelos, la piel muerta y otros tipos de suciedad que favorecen la proliferación de ácaros y bacterias, nada mejor que pasar la aspiradora. Dos veces al mes, cuando cambies las sábanas, puedes aspirar la superficie de tu colchón, recordando los laterales e insistiendo en los pliegues. Como pequeño extra, déjalo al aire libre durante unos minutos antes de volver a hacer la cama.

 

Limpiar bien el colchón

Dos o tres veces al año, puedes refrescar y desinfectar tu colchón espolvoreando bicarbonato o la mezcla anterior de bicarbonato de sodio y aceites esenciales por toda la superficie del colchón. Déjalo reposar de 1 a 5 horas, o incluso todo el día si es posible, antes de aspirar el exceso de polvo que no haya penetrado en el colchón. Siempre que sea posible, le puedes dar la vuelta al colchón (de la cabeza a los pies y viceversa), salvo que se trate de un modelo con zonas de confort, en cuyo caso no se recomienda cambiar su dirección.

En conclusión

Limpiar tu colchón en casa y cuidar regularmente de él te garantizará las mejores noches. Con nuestros trucos eficaces y super sencillos, ya tienes todas las claves en la mano para disfrutar de tu colchón y aumentar su vida útil. Confía que tu descanso y tu salud te agradecerán el esfuerzo !

¿Has probado las técnicas presentadas anteriormente, pero nada funciona? Tirar la toalla ante un colchón irrecuperable y cambiarlo es a veces la mejor solución. Pero comprar el modelo adecuado al mejor precio y sin equivocarse puede ser un verdadero reto. Para ayudarte, hemos elaborado una completa guía de compra que explica cómo elegir tu colchón. También encontrarás nuestra selección de los mejores colchones del año, clasificados por perfil de descanso.

Siguiendo Mila Chacón Alves:

Mila es la responsable de la versión española de Sleeps. Apasionada por el bienestar y el bien dormir, es también la principal editora a cargo del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *