¿Cuándo cambiar el colchón?

CON No hay comentarios

¿Hace tiempo que tienes el mismo y estás pensando en cambiarlo? ¿Te gustaría saber cada cuánto debes cambiar tu viejo colchón? Dormir bien es esencial para la salud. Un sueño de calidad permite que el cuerpo se regenere y que el cerebro sea capaz de almacenar la información y gestionar las emociones adecuadamente. Para dormir bien, lo mejor es tener un buen colchón. Aunque no vengan con una fecha de caducidad, los colchones si tienen una vida útil. Por lo tanto, identificar las señales que indican que debes cambiar el colchón es uno de los elementos esenciales para vivir bien y ser feliz. Aquí tienes algunos consejos para saber con seguridad cuándo debes cambiar tu colchón.

cuando cambiar el colchón

Señales físicas

¿Cómo saber si necesitas cambiar el colchón en función de tus sensaciones físicas después de dormir?

 

1. Despiertas adolorido

El dolor por la mañana es una señal de que necesitas un nuevo colchón. ¿Das vueltas en la cama durante la noche y no encuentras una posición cómoda para dormir? ¿Al levantarte por la mañana, sufres dolor de espalda? ¿Padeces tensiones en los riñones, la cabeza o el cuello?

Entonces, es probable que tu colchón haya sufrido un cambio de densidad o un hundimiento con el uso y los años y presente deformaciones. Por tanto, es hora de cambiar el colchón para volver a dormir bien.

 

2. Aparecen o aumentan las alergias y los estornudos

¿Estornudas o tienes reacciones alérgicas cuando entras en tu habitación o te acuestas? El culpable puede ser el colchón. Aunque se ventile la habitación a diario, el colchón es un nido perfecto para los ácaros, las bacterias y el polvo.

Los ácaros del polvo se reproducen cuando la temperatura está entre 20°C y 30°C y la humedad es alta. Cada noche, nuestro cuerpo pierde unos 30 cl de agua sudando. Esta reacción natural del cuerpo favorece el desarrollo de los ácaros del polvo. También hace que las espumas del colchón se deterioren con el tiempo.

Para reducir el efecto nocivo de los ácaros del polvo, puedes limpiar tu colchón con regularidad y/o optar por un colchón con funda removible. Sin embargo, esto no evitará que llegado su momento tengas que cambiar el colchón.

 

3. Duermes mejor fuera de casa

¿Tus noches no son tan reparadoras como antes y duerme mejor en el hotel o en la habitación de invitados de amigos y familiares? Si no eres propenso al estrés, al insomnio o a la apnea del sueño, no busques más: la culpa la tiene tu cama, y es hora de renovar el colchón.

 

Señales de desgaste

¿Cuándo hay que cambiar el colchón? Las señales características del envejecimiento del colchón.

 

1. Tu colchón rechina

¿Tu colchón suena mucho cuando te tumbas en él? Estos sonidos pueden provenir de la base de cama o del colchón cuando es un modelo de muelles. Para identificar el origen del ruido, empieza por bajar el colchón de la base de cama. Luego pruébalos individualmente. Si tu colchón de muelles hace ruido, es normal ya que los muelles a veces se rozan entre sí.

 

2. Espumas que se hunden

Otra señal visible del desgaste del colchón es el hundimiento de las espumas. A medida que se utiliza un colchón, se apelmaza, pues con el tiempo y el uso, los materiales se modifican. Esto se puede manifestar con huecos en el colchón o a una desagradable sensación de láminas o muelles en la espalda. Este fenómeno de hundimiento es completamente natural. La causa es, en gran medida, los 30 cl de agua que perdemos durante el sueño cada noche, pero también el peso del cuerpo que deja su huella en el colchón. Por tanto, el hundimiento del colchón suele ir acompañado de un deterioro de sus materiales.

 

3. Sientes los movimientos de tu pareja

¿Sientes que tu pareja se mueve durante la noche o tienen ambos la sensación de dormir en un hueco? Esto se debe principalmente al hundimiento central del colchón, y como lo hemos visto antes, es una reacción natural que proviene de la deformación de los materiales.

Sin embargo, es un fenómeno que puede ser limitado eligiendo un colchón más grueso o un colchón fabricado con materiales de calidad y duraderos. Sin embargo, incluso después de años de uso, el hundimiento no puede evitarse por completo. Si quiere mantener tu calidad de sueño y obtener el mejor descanso posible, inevitablemente tendrás que comprar un nuevo colchón después de 6 a 8 años de uso.

 

En resumen

Ahora, ¿cómo saber si hay que cambiar el colchón? En general, conviene renovar el colchón si:

  • Tiene 8 años o más;
  • Está afectando a tu sueño de forma negativa;
  • Notas signos de desgaste o deformaciones;
  • Duermes mejor en un hotel o en casa de un amigo;
  • Hace más ruido de lo habitual (especialmente los colchones de muelles);
  • Notas un aumento de las alergias, de los estornudos y/o del asma;
  • Te despierta regularmente con dolores o rigidez en las articulaciones.

En definitiva, la pregunta importante que hacerse no es tanto "¿Con qué frecuencia debo cambiar mi colchón?", sino más bien "¿Sigo durmiendo bien en mi colchón?”.

Siguiendo Mila Chacón Alves:

Mila es la responsable de la versión española de Sleeps. Apasionada por el bienestar y el bien dormir, es también la principal editora a cargo del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *