¿Qué grosor debe tener un colchón?

Solemos dejarlo de lado, pero al igual que el tamaño y la composición, el grosor de un colchón es esencial para dormir bien. Un colchón demasiado fino puede hundirse prematuramente, provocar dolores lumbares y afectar la calidad del sueño. Por lo general, se recomienda una altura minima de 18 cm, pero para determinar el grosor adecuado hay que tener en cuenta diferentes criterios como la complexión física del durmiente, su posición para dormir y el tipo de colchón. En esta guía, descubre todo lo que necesitas para saber qué grosor debe tener un colchón y elegirlo sin equivocarte.

grosor colchon

¿Qué determina el grosor de un colchón?

El grosor de un colchón varía en función de la altura de las capas que lo componen. La mayoría de los colchones suelen tener dos capas. Sin embargo, algunos modelos de alta gama cuentan con tres, cuatro o más. Cada capa tiene sus propias especificidades que a su vez determinan la comodidad, el apoyo y la durabilidad del colchón. Te lo comentamos todo.

 

La base del colchón

La base del colchón es el bloque que sostiene el cuerpo del durmiente y asegura la durabilidad del colchón con el tiempo y con el uso. Su estructura puede adoptar tres formas diferentes : de látex, de espuma o de muelles.

  • De látex: Es una opción interesante por sus propiedades hipoalergénicas y, sobre todo, por su buena ventilación. Según el grosor, podrás elegir entre una cama extra para invitados de calidad o un modelo muy cómodo con una excelente vida útil.
  • De espuma: Es el más común en el mercado actual. La espuma de poliéter tiene una vida útil relativamente corta mientras que los colchones de espuma de poliuretano son mucho más duraderos.
  • De muelles: Muy populares entre las personas que pasan calor por la noche, los muelles proporcionan una excelente ventilación dentro del colchón. Sin embargo, esta alternativa es menos duradera que una estructura de látex o de espuma.

En un colchón de calidad, la base representa al menos el 50% del grosor total. De modo que si compras un colchón de 25 cm, asegúrate de que la base tenga una altura mínima de 12,5 cm.

 

La capa de confort

Las llamadas capas de confort son las que están entre la base del colchón y la funda. En algunos colchones, como los de muelles, la capa de confort puede contar con un topper incorporado o un relleno de algodón, de lana virgen o de espuma.

Otros modelos, como los colchones viscoelásticos, los de látex y los híbridos, suelen tener capas de confort de látex o de espuma Memory Foam. Estas ayudan a aliviar los puntos de presión, contribuyen a reducir la transferencia de movimiento y participan en mantener la columna vertebral correctamente alineada. Como regla general, una capa de confort debe tener un grosor de entre 2,5 y 5 cm para garantizar un acogida suave y un verdadero soporte.

A veces hay una capa adicional entre la capa de confort y la base del colchón. La llaman capa de transición y ofrece diferentes niveles de comodidad para las distintas partes del cuerpo. Los hombros y las caderas se hunden más para proporcionar un mejor apoyo a la espalda, mientras que la cabeza, la espalda y los pies se mantienen más firmes. Se trata de una tecnología muy popular entre las personas con dolores lumbares.

Las diferentes alturas de los colchones

El grosor de un colchón varía según el modelo, pero también según su uso, ya sea para dormir ocasionalmente o a diario. La mayoría de los modelos del mercado miden entre 14 y 25 cm. Esto es lo que debes saber.

 

Menos de 15 cm de altura

Esta baja altura no se recomienda para el uso diario. No hay ningún colchón que ofrezca suficiente apoyo para la columna con una altura tan baja. Sin embargo, es muy adecuado para los colchones de niños, ya que sus necesidades son diferentes a las de un adulto. Este grosor también es muy común en los colchones para una habitación de invitados. También puedes añadir un topper para mejorar la comodidad global.

 

Altura entre 15 y 20 cm

Este grosor se encuentra principalmente en los colchones más baratos. También los hay de espuma viscoelástica con memoria, de látex, etc. Con un grosor de entre 15 y 20 cm, la durabilidad y el confort siguen siendo bajos, excepto en el caso del látex. A partir de 16 cm, el apoyo es suficiente para mantener la columna de un niño o un adolescente, lo que no es válido para un adulto de mayor peso. Un grosor de 18 cm a 20 cm será más cómodo para un durmiente adulto.

 

Altura entre 20 y 25 cm

Los colchones de calidad suelen tener más de 20 cm de altura. Esto se debe sencillamente a que este grosor proporciona un apoyo y una comodidad óptimos para la gran mayoría de los durmientes, independientemente de su posición para dormir. A partir de 22 o incluso 23 cm, la ventilación del colchón mejora, aunque este parámetro varía según la composición de la base del colchón.

 

Más de 25 cm de altura

Los colchones muy gruesos son considerados de alta gama. Ofrecen un alto nivel de confort para dormir, suelen estar fabricados con materiales de prestigio y requieren menos mantenimiento. El colchón sigue estando bien ventilado y tiene una buena durabilidad. Por último, cabe destacar que este grosor garantiza una mayor independencia de lechos, es decir que todos tus movimientos, y los de tu pareja si dormís juntos, estarán bien amortiguados.

Claves para elegir el grosor adecuado de un colchón

Aunque conocer los diferentes grosores de los colchones te ayudará en tu búsqueda, debes tener en cuenta tus necesidades, tus deseos y, sobre todo, tus hábitos para encontrar el modelo que más te convenga.

 

La postura para dormir

No todo el mundo duerme de la misma manera. Mientras que a algunas personas les gusta dormir en posición de estrella de mar o en posición fetal, otras duermen boca arriba y sin moverse nunca. Dependiendo de tu postura de sueño, no elegirás el mismo colchón: algunas posiciones requieren un relleno más sustancial, mientras que otras necesitarán más apoyo.

  • Boca arriba: Hay que buscar un grosor de entre 20 y 25 cm para apoyar las nalgas y los hombros, manteniendo una alineación óptima de la columna vertebral.
  • De lado: Se debe proporcionar un soporte adicional para las caderas y los hombros. El colchón debe tener entre 25 y 30 cm de grosor.
  • Boca abajo: En esta posición, el confort de la zona lumbar debe ser optimizado. Se recomienda un grosor de más de 25 cm. Sin embargo, dormir boca abajo puede ser muy doloroso para el cuello y la espalda, independientemente del grosor del colchón.

 

La complexión del durmiente

A la hora de elegir el grosor adecuado del colchón, también hay que pensar en el peso del durmiente. No elegirás el mismo grosor si pesas 60 kg o 90 kg. Cabe notar que un modelo más grueso distribuye mejor el peso del durmiente por todo el colchón. Esto ayudará a que la columna descanse en su posición más natural al mismo tiempo que optimiza el soporte.

  • Complexión pequeña (menos de 60 kg): Para un usuario de peso ligero, es mejor elegir un modelo con un grosor mínimo de 20 cm. Las capas superiores de confort se adaptan al contorno del cuerpo y alivian los puntos de presión.
  • Complexión mediana (entre 60 y 90 kg): Para un cuerpo mediano, la elección debería hacerse entre 25 y 30 cm de altura, dependiendo de la postura de sueño favorita. Antes de comprar un colchón de este grosor, comprueba la composición de cada capa para conocer su impacto en tu confort.
  • Complexión grande (más de 90 kg): Para las personas más pesadas, lo ideal es un colchón de más de 30 cm, con capas de confort de al menos 10 cm. Un modelo más grueso evita que el colchón se hunda o se deforme bajo el peso del durmiente.

 

La altura de la cama

La altura de la cama es un criterio importante para elegir el grosor del colchón por lo que nos vamos a enfocar en la base de cama. Tanto si tienes un somier tapizado, uno de láminas, un canapé abatible o una cama eléctrica, la altura total de la cama (patas + base de cama + colchón) no debe superar los 60 cm, excepto para las personas altas. Por ejemplo, si tu colchón mide 25 cm, tu cama no debería tener más de 35 cm. ¿Quieres saber con seguridad cuál es la altura correcta de la cama? Sólo tienes que comprobar que las plantas de tus pies tocan el suelo cuando estás sentado en el borde de la cama, con la espalda recta.

 

Dormir solo o en pareja

Dormir solo o con alguien también influye en la elección del colchón adecuado y de su grosor. Cuando dos personas duermen juntas, se ejerce más presión que cuando una duerme sola, lo que puede provocar un hundimiento prematuro en un colchón demasiado fino. En este caso, es mejor elegir un colchón suficientemente grueso, y que mida al menos 25 cm si es de espuma o de muelles.

FAQ sobre el grosor del colchón

Por último, contestamos a las tres preguntas más frecuentes sobre el grosor de un colchón.

¿Cómo se mide el grosor de un colchón?

Un colchón tradicional siempre tiene una ligera curva. Es más grueso en el centro que en los bordes, por lo que la medida se toma en el centro. Si ves que tu colchón es más fino de lo que crees, probablemente sea porque lo estás midiendo en uno de los lados. Esto se debe a que la costura aprieta la suspensión, lo que puede causar una ligera diferencia.

¿Por qué elegir un colchón grueso?

Cuanto más grueso es el colchón, más capas se utilizan en el núcleo y más relleno hay. Por tanto,  mejor será el soporte y el acolchado, También se siente más cómodo.

¿Qué grosor debe tener un colchón de espuma viscoelástica?

Para este tipo de colchón, hay que referirse a la capa superior, que está hecha de espuma viscoelástica. Es diferente del grosor total del colchón, y varía entre 15 y más de 25 cm. Para un verdadero confort al dormir, recomendamos elegir un modelo con una capa viscoelástica de entre 4 y 8 cm.

Siguiendo Mila Chacón Alves:

Mila es la responsable de la versión española de Sleeps. Apasionada por el bienestar y el bien dormir, es también la principal editora a cargo del contenido.